Blogia
"Gente vividora, sin compromisos, y después se quejan,¡no te jode!"

"La puerta de mi casa, ¿o la del vecino?"

"La puerta de mi casa, ¿o la del vecino?" La historia comienza una fria tarde de invierno, bueno no se si era fria por la cocedura que llevaba pero llovía, eso si. Fuimos a la espicha que había una carpa y para seguir el ritmo bebimos y fumamos hasta ponernos finos. Yo como de costumbre me perdí y volví pa casa solo. Duré mas de 3 horas y al llegar empece a subir las escaleras y llegue al piso, era el ultimo. Tenía los ojos rojos y la mirada perdida. Empecé a abrir la puerta pero la llave no entraba. Entonces empecé a darle puñetazos a la puerta. Al rato se encendió una luz y miraban por la mirilla. Los compañeros de piso me estaban puteando y cada vez picaba más fuerte. Pero al rato me dio por mirar pa arriba y me di cuenta de que no era el último piso y de que esos no eran mis compañeros de piso. Entonces fui corriendo pa mi piso y me meti pa mi habitacion, pa debajo de la cama como el loco de antes. En fin...
Si os digo que no bebais es por algo, luego no nos queda suficiente para los demas .
Moraleja: no bebais koño
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres