Blogia
"Gente vividora, sin compromisos, y después se quejan,¡no te jode!"

"Control de alcoholemia"

"Control de alcoholemia"

Esta historia data de cuando Jesucristo tenía el pelo corto por lo menos. Era jóven, ganas de fiesta, tenía dinero en el bolsillo y una moto. ¿Qué más podía pedir? ¿Una mujer?. No, alcohol. La cuestión es que nos fuimos a beber. Hicimos una peseta, ese juego de beber hasta que casi revientas o revientas literalmente. Ese día no reventamos pero bebimos bastante y casi salimos tambaleando del local de alterne. Digo de alterne porque es una palabra bonita y que suena bien, por no decir que era un antro de mala muerte. Cogimos las motos y alé, de fiesta a carrizo. Todo era perfecto hasta que a medio camino se nos cruza la benemerita, los verdes, los malos, como quieran ustedes llamarlos. Entonces sacaron los tubos para hacer la alcoholemia. Yo en ese momento pensé: estoy perdido, tengo que hacer algo. Cogí el tuvo y sople fuera pero el guardia civil se dio cuenta. Debía de ser el único guardia civil con un mínimo de inteligencia. No me quedó más remedio que soplar dentro, después de tres intentonas acerté con el ahujero y rocé el límite de lo permitido y me dice, cuánto has bebido?, a lo que le contecté: na, solo un cachi. Y bueno nos dejarón seguir. Ya estaba superado el obstáculo y nos fuimos a beber para olvidar ese pequeño percance. Y bueno no sigo contando porque todo lo demás está borroso. La moraleja de ésto es: "Si bebes que conduzca el otro"

Posdata: Ésto era uno que toca una mierda de perro y dice: está caliente, eso es que está reciente y coge y se la come.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres